Menchú sugiere a Piñera que sustituya la Constitución de Pinochet con una que recoja las “aspiraciones democráticas”

DPA, (El Incidente) — La premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú ha entregado este lunes al presidente chileno, Sebastián Piñera, una carta en la que le urge a abrir un proceso constituyente que permita al país superar la Carta Magna de la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990) para adoptar una que recoja “las aspiraciones democráticas de la mayoría”, tal y como reclaman los manifestantes chilenos.

La indígena guatemalteca, que recibió el Nobel de la Paz en 1992, ha instado a Piñera a “dar inicio a los procedimientos legales correspondientes para atender con prontitud la demanda central de amplios sectores ciudadanos sobre la convocatoria a una asamblea nacional constituyente, que pueda plasmar en una nueva Carta Magna las aspiraciones democráticas mayoritarias”.

En declaraciones posteriores a la prensa desde La Moneda, Menchú ha explicado su “sorpresa” por el hecho de en que en Chile no se hayan llevado a cabo las reformas que sí han emprendido otros países de la región. “Hay una sensación de que no ha habido reformas desde la Ley Pinochet (Constitución) (…). Creo que hay una Constitución que está siendo rebasada por los hechos, lo que es un problema estructural y creemos que hay que hacer un cambio estructural”, ha indicado, según informa ‘La Tercera’.

Además, en la misiva, firmada también por el presidente de la Fundación para la Democracia, Guillermo Whpei, Menchú denuncia que “amplios sectores” del pueblo chileno “están siendo brutalmente reprimidos por ejercer su legítimo derecho ciudadano a la protesta y a la manifestación de sus justas demandas” con “la indignación acumulada a lo largo de los años de insensibilidad e indiferencia”.

Así, han denunciado “graves y sistemáticas violaciones de derechos” en las protestas de las últimas semanas, que incluirían violencia sexual, desapariciones y ejecuciones extrajudiciales, y han alertado de que “no es algo que haya empezado en la coyuntura presente”, sino que “esas formas de represión se vienen produciendo de manera sistemática desde hace mucho tiempo” contra estudiantes, sindicalistas y pueblos indígenas.

Mnechú y Whpei han exigido a Piñera “respeto a la vida y los derechos fundamentales de quienes, con toda Justicia, se manifiestan exigiendo un país de igualdad para todos sus ciudadanos”; “detener inmediatamente la violencia policial y militar”; y “abrir espacios efectivos de diálogo democrático y representativo para dar respuesta afirmativa a las justas demandas de la ciudadanía”.

Asimismo, han propuesto a Piñera “invitar oficialmente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para realizar una visita en el lugar de los hechos que permita constatar directamente la vulneración de los derechos fundamentales que se está produciendo en las diferentes regiones del país y consignar en un informe los hechos denunciados”.

Las protestas en Chile estallaron el 17 de octubre contra la cuarta subida del precio del metro en pocos meses y crecieron rápidamente hasta denunciar la desigualdad social y plantear la necesidad de elaborar una nueva Constitución.

Piñera, que llegó a declarar el estado de emergencia desplegando a las Fuerzas Armadas, pidió perdón por no escuchar el clamor de los chilenos y propuso una “agenda social”. Para hacerla realidad, ha remodelado el Gobierno y ha iniciado un diálogo con los partidos políticos, tanto opositores como oficialistas.

En estas semanas, al menos 19 personas han muerto por los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad y más de mil han sido detenidas. El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha denunciado torturas y otros abusos contra las personas detenidas en el marco de las protestas.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of