El derecho a elegir|capítulo II

Algo Inesperado

Yo pregunté: – ¿Qué es lo que pasa?, ¿Por qué trajiste todo esto?
Mateo respondió:

-¡Ganamos las elecciones! Sin pensarlo dos veces, también empecé a inflar globos con los demás, por alguna extraña razón no todos compartían esa alegría.

Los demás estudiantes del Instituto notaron lo sucedido, nuestro salón no contaba con paredes comunes, en vez de eso, nos encontrábamos en medio de cuatro estructuras cubiertas casi en su totalidad por ventanas. Lo cual hizo posible que seño Fernanda preguntara con mucha curiosidad el por qué, de lo que hacíamos. Así mismo se acercó Seño Ester, quien nos preguntó:

– ¿Qué es lo que están haciendo? Mateo respondió: Ganamos las elecciones, vamos a celebrar.
Seño Fernanda sorprendida dijo:
-¿Qué?
Seño Ester, exclamó:
-¡Yo no sabía eso!
Romeo dijo en voz baja, casi murmurando:
-Como ganamos, nos dijeron que podíamos hacer lo que queramos toda la tarde.

Seño Fernanda se despidió y pidió ser invitada a nuestra celebración a lo cual accedimos.

Seño Ester dijo:
-Dejen eso para más tarde, van a tener un parcial.

Pudo notarse el disgusto de la mayoría de los compañeros con tan solo ver sus rostros, entonces la catedrática dijo: -¡El que quiera!, el que no, perderá los puntos del parcial, ya vuelvo.

Todos empezamos a prepararnos para el parcial, cuando Seño Ester regresó cada uno tomo una hoja de trabajo de doce columnas y un libro de problemas contables, luego la catedrática nos dio instrucciones:

-Ubíquense en la página número cincuenta, realicen Balance de Saldos, y clasificación de cuentas, para ello deberán de realizar Estado de Costo de Producción, Estado de Resultados y Balance de Situación Financiera (en ese entonces se le conocía como “Balance General”).

Mientras realizábamos el parcial le dio play a su lista de reproducción, solamente escuchábamos música clásica, tenía la intensión de relajar a aquellos que pudieron haberse puesto nerviosos. Al terminar el tiempo estipulado se hizo entrega de las hojas de trabajo y de los libros, en realidad sólo me faltaba sumar las cantidades del Balance General pero no alcance a hacerlo, ella pudo darse cuenta de lo sucedido, entonces me dijo: ¿Cómo puede ser esto posible? Y se retiró del salón.

Realmente me sentí muy mal por lo sucedido, Rafael me preguntó:
-¿Cuadraste?
-No, le respondí
-¡¿No?!, no lo puedo creer, me dijo
-¡No alcance a sumar las cantidades del Balance!, contesté

Casualmente Seño Ale volvió para preguntarnos:
-¿Cuándo empieza su celebración?
-Después de finalizar el receso, respondió Mateo
– Javier dijo: Decretamos descanso general para los maestros. -¡Usted no tiene la autoridad para decretar!, dijo Seño Ale.
-Yo si puedo decretarlo, dijo Romeo un tanto jactancioso.
-Usted tampoco, contesto la profesora.
-Si, porque Mateo es el presidente y yo soy el vicepresidente, insistió Romeo
-Eso no es cierto, la vicepresidenta es mi niña, ¡Valentina! dijo ella.
-Pero sin mí no hubieran ganado, reclamó Romeo.
-Recuerde que esta victoria fue gracias al trabajo en equipo que Mateo, Valentina, Javier, usted y Otoniel, dijo la maestra y se retiró…

¿Quieres leer el primer capitulo? Te dejamos la primera parte en el siguiente link: El derecho a elegir-capítulo 1.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of