Esta semana, un coche de policía Tesla se quedó sin batería en mitad de una persecución

(El Incidente) — Todo lo que tenga que ver con los vehículos Tesla siempre es noticia, incluso aunque el foco de la información no tenga relación con el propio coche. Estos días se ha hecho viral un titular de la prensa local americana: el primer coche de policía Tesla se queda sin batería en mitad de una persecución. Es un titular llamativo aunque como vamos a ver, el propio coche Tesla no ha tenido la culpa.

La semana pasada, el agente Jessie Hartman de la Policía de Fremont, en California, conducía su flamante coche de policia Tesla a 193 Km/h en un persecución por la Interestatal 680, cuando contactó con comisaría para avisar que su coche se había quedado sin batería. Solo le quedaban 6 kilómetros de autonomía, así que pidió el relevo para no perder al fugitivo.

La prensa se enteró de este incidente, generando un enorme revuelo porque se trata del primer coche de policía Tesla de todo Estados Unidos. El Departamento de Policía de Freemont lo incorporó como parte de un programa piloto para comprobar si es factible usar coches eléctricos en labores policiales.

Se trata de un Tesla Model S que la policía tardó un año en modificar para adaptarlo a las labores policiales. Costó 20.000 dólares más que el Ford Explorer estándar de combustible que usan habitualmente, pero esperan recuperar el sobrecoste con el ahorro en gasolina y mantenimiento.

La portavoz del Departamento de Policía de Fremont, Geneva Bosques, ha explicado que el incidente no ha sido culpa del Tesla. El vehículo se recarga después de cada patrulla, pero antes de la patrulla del agente Jessie Hartman, no se recargó. Comenzó la ronda con menos de la mitad de batería, y por eso tuvo problemas con la persecución. Sin embargo, la portavoz no quiso explicar por qué no se había recargado antes de volver a salir a las calles.

Aunque la noticia ha dado lugar a burlas y memes de los conductores que prefieren los vehículos de combustible, parece claro que el coche de policía Tesla no ha tenido la culpa de quedarse batería en mitad en de una persecución, ya que no había sido recargado después de cada patrulla como marca el protocolo. Los vehículos de combustible policiales también llenan los depósitos tras cada jornada.

Con información de Computerhoy.com.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of