La sociedad de emprendimiento, una nueva forma de hacer negocios — Por Samuel Perebal


En Guatemala la mayor parte de la población económicamente activa se encuentra dentro de la economía informal, esto genera consecuencias negativas para el país, ya que provoca una cantidad considerable de impuestos sin recaudar por parte del fisco, personas sin protección por parte de la seguridad social, escaso desarrollo de las fuerzas productivas, entre otros flagelos. También existe parte de la población, que al no poder ubicarse dentro del mercado laboral o cuyo objetivo no consiste en trabajar mediante relación de dependencia dentro alguna empresa, optan por la creación proyectos empresariales, mediante la constitución de pequeñas y medianas empresas.

Las personas emprendedoras son las que promueven la creación de proyectos o nuevos negocios empresariales, mediante la formulación de estrategias comerciales, productivas y financieras, que estimulan la concatenación de los elementos necesarios para el logro de los objetivos deseados, para ello indispensable la creación de un medio que logre la materialización de las ideas empresariales, esto justifica la existencia de la Sociedad de Emprendimiento, la cual se define como una nueva forma de hacer negocios dentro del país, que potencializa la capacidad emprendedora del guatemalteco a modo de propiciar climas de negocios sólidos, capaz de generar oportunidades de empleo y desarrollo para las comunidades del área rural, principalmente en las áreas de pobreza y pobreza extrema.

Es  mediante el decreto número 20-2018 del Congreso de la República se crea la Ley de Fortalecimiento al Emprendimiento,  por medio del cual se da vida a la Sociedad de Emprendimiento (SE), con el objetivo de incentivar y fortalecer la creación empresarial en Guatemala.

El decreto 20-2018 crea una figura atípica, en relación a las sociedades mercantiles reconocidas por el Código de Comercio, aparte de los cinco tipos de sociedades enumerados en el artículo 10 de la referida ley,  ahora se reconoce una sexta opción para la conformación de una sociedad mercantil, por lo que se agrega el concepto de Sociedad de Emprendimiento como figura comercial para la constitución de un negocio.

Las Sociedades de Emprendimiento se identifica mediante una denominación social, que puede ser formada de manera libre, pero con la leyenda obligatoria de “SE”, este tipo de sociedad se constituye mediante un procedimiento propio  eximiéndole de la obligación de constituirse por medio de escritura pública, al igual forma que cualquiera de sus modificaciones sociales, estos deben hacerse mediante un proceso simplificado. A diferencia del resto de sociedades mercantiles, la Sociedad de Emprendimiento puede ser conformada por uno solo accionista o socio.

Esta curiosa forma de conformación de la SE es lo que provoca su atipicidad con relación al resto de sociedades mercantiles,  aparte del procedimiento de creación simplificado, comparado con la creación de otras sociedades mercantiles. Por cuanto la conformación social, en relación a la cantidad  de  socios no necesariamente tiene que ser por la integración de dos o más personas, sino que en este tipo de sociedad mercantil se establece la posibilidad de que una sola persona puede integrar una sociedad mercantil, aún sin la necesidad de la intervención de otra personas (socio).

Cabe resaltar que el capital de la SE está conformada por acciones, lo que provoca que los socios solamente están obligadas al pago de sus  aportaciones,  representados por medio  de acciones, todo esto se traduce como una ventaja legal para los socios ya que la responsabilidad,  solo se limita al monto del capital aportado por cada uno.

Otro aspecto relevante es el total de ingresos que la SE puede recibir durante un año, los ingresos no pueden exceder de (Q 5,000,000.00), lo que da a entender que este tipo de empresas están acorde para aquellas micro, pequeñas y medianas entidades, por la cantidad máxima de ingresos que se estipula. Si la sociedad mercantil llegara a rebasar los ingresos totales anuales máximos permitidos, se deberá de buscar otra forma de composición social.

El objeto de esta sociedad puede ser cualquier actividad empresarial, como puede ser la venta de productos o prestación de servicios técnicos como profesionales. Debido a su sencillez de constitución, están eximidas de la obligación de constituirse por medio de una escritura pública, ya que es un modelo ideal para la materialización de una idea a una nueva empresa comercial.


Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of