Tercer país seguro — Por Daniel Chajón

Hace unas semanas, se dio a conocer que el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, firmó a través del ministro de gobernación, Enrique Degenhart con el presidente de Estados Unidos -Donald Trump– para implementar a Guatemala como un tercer país seguro.

Para que se comprenda mejor este texto vamos a explicar por qué tercer país seguro. El primer país, es el país del cual el refugiado está escapando; el segundo país es EEUU, que es al que el refugiado acude como primera opción. Estados Unidos, al no poder o mejor dicho no querer tener a esa persona en su país, lo manda a un tercer país que es el de Guatemala.

En este convenio, se reciben a dos países como refugiados –Honduras y El Salvador- y es en donde EEUU se hace responsable con el refugiado en el momento del TRASLADO.

Cuando el traslado se dé finalizado, viene siendo una carga para nuestro país Guatemala. Y es donde yo entro en duda y les pregunto a ustedes. ¿Guatemala es capaz de poder recibir a asilados hondureños y/o salvadoreños? Es decir que toda la población guatemalteca está en una buena situación, con las suficientes escuelas con dignas instalaciones, suficientes insumos y hospitales para los enfermos, una seguridad intachable en la cual no hay peligro en las calles. Pues eso suena como una Guatemala perfecta, y lamentablemente no lo es. Considero que no estamos en condiciones para poder atender a asilados, los traerían a la misma pobreza de su país de origen, que las características son similares –desempleo, inseguridad, falta de educación, falta de salud-.

He oído a muchas personas decir que Jimmy Morales fue un HÉROE, porque nos libró de más impuestos en los aranceles, un impuesto en las remesas y la posible no entrada a guatemaltecos a EEUU, pero lo que ellos no ven, es de que esas amenazas se dieron por cambiar de parecer a última hora, es decir al principio diciendo que sí, y luego que no. ¡ESTÁBAMOS JUGANDO CON EL PRESIDENTE DEL PAÍS MAS PODEROSO DEL PLANETA!

Si Jimmy Morales no hubiera estado en negociaciones bajo la mesa desde un principio, no hubiéramos llegado hasta cierto punto donde no había otro camino más que aceptar el convenio. Y no, Guatemala no fue la primera opción para EEUU, antes de nosotros estuvo México. Dicho país negó la propuesta y solo se comprometió con poner más seguridad en las fronteras. Si México estando en mejores condiciones que Guatemala no aceptó, deja en mucho que pensar. Ahora, tocará afrontar la realidad, no hay paso atrás, más que luchar por nuestro bien, trabajar y seguir adelante para nuestra familia y nuestro país.

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of