Guatemala un gobierno

Un Gobierno derrumbado — Por José Gaytán


La obra maestra de este gobierno derrumbado, el Libramiento de Chimaltenango, que se vio afectado por las copiosas lluvias de las últimas semanas, por lo que los automovilistas tuvieron que utilizar la antigua carretera que atraviesa el centro de Chimaltenango con un tránsito de kilómetros, lo que repercute en la economía empresarial y familiar. Sin embargo, el libramiento y sus derrumbes son la muestra perfecta de lo que han sido estos cuatro años de gobierno para muchas de las instituciones estatales.

Luego del alud político del año 2015, con los casos que se destaparon de corrupción acompañado por el malestar generalizado de la población, las autoridades electas ese mismo año tuvieron en sus manos la posibilidad de iniciar una nueva forma de hacer gobierno, respaldando las demandas ciudadanas que exigían un cambio en la administración de las instituciones estatales, pero esa oportunidad nunca fue tomada o aprovechada, quizá también por el reacomodo de las fuerzas oscuras que han manejado este país.

Jimmy Morales fue la opción para muchos ciudadanos que veían en él una figura nueva y un rostro fresco, alejado de las personalidades políticas, con su lema, ni corrupto ni ladrón, Morales se hizo con la presidencia sobre la ya desgastada Sandra Torres, sin embargo Jimmy no llegó a la presidencia solo, detrás de él estaba un grupo de personas que únicamente buscaban reacomodar las fuerzas políticas que se encontraban desgastadas.

Los señalamientos de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) sobre hechos de corrupción en el Registro de la Propiedad tocaron el centro de la familia Morales, el hijo y hermano del presidente se encontraban entre los principales señalados y fue ese, quizá el momento que marcó el camino de los que sería la política estatal del presidente Jimmy Morales, la lucha personal contra la CICIG y su comisionado Iván Velásquez.

Disminuir la tasa de desnutrición o generar empleos no serán logros de los cuales podremos hablar en un futuro sobre la presidencia de Morales, pero si lo haremos de su conferencia sorpresiva anunciando que no se permitiría el ingreso del comisionado a tierras guatemaltecas, Jimmy el “elegido por Dios” como lo llamaron algunos pastores de renombre, demostró ser un hombre prepotente, sin disponibilidad para los medios de comunicación y acuerpado únicamente en las instituciones que evitarían cualquier intento de moverlo de su puesto: El ejército de Guatemala, El Congreso de la República, el sector empresarial, el sector religioso y el gobierno de Estados Unidos.

Un constante aumento a los fondos del Ministerio de la Defensa ha servido para mantener a la institución castrense al resguardo de la figura presidencial, la posible compra de dos aviones Pampa al gobierno neoliberal de Mauricio Macri presidente de Argentina y la reciente adquisición de armamento forman parte de los favores presidenciales para congraciarse con el ejército; la bancada oficial y sus aliados han salvado a Jimmy Morales en varias ocasiones de perder su derecho de antejuicio, este a cambio les quitó de encima, como ya lo hemos señalado antes, a la CICIG, recordemos que el seno del Congreso está repleto de diputados y diputadas señalados de hechos de corrupción.

El sector empresarial a diferencia de lo sucedido con Otto Pérez Molina, en el momento de mayor descontento ciudadano con Morales, decidió respaldarlo y darte una palmadita en la espalda, recordemos también que a diferencia del año 2015, durante estos últimos cuatro años personalidades importantes del gremio empresarial  se vieron involucradas en hechos de corrupción perseguidos por la CICIG.

Morales, evangélico de pies a cabeza, también ha sido respaldado por el sector religioso, quienes en innumerables ocasiones lo han hecho invitado de honor a sus actividades, dentro de las cuales también se ha visto a figuras como Álvaro Arzú Escobar, presidente del Congreso, mismo organismo desde el cual se impulsan iniciativas de índole religiosas, como el día de la oración o la iniciativa por la familia, ambas respaldadas por la bancada oficial y sus aliados.

Uno de los últimos actos políticos que causaron repudio general en la población fue la firma del acuerdo de tercer país seguro entre Guatemala y el gobierno de Estados Unidos, uno de los posicionamientos más fuertes del gobierno era hasta ese día, la no intromisión extranjera en asuntos nacionales, sin embargo el discurso perdió completa validez luego de ese acuerdo.

A Jimmy Morales no solo se le derrumbo el libramiento,  al comediante que intento ser presidente se le derrumbo un país completo, sin capacidad de dirigir demostró que nunca debió salir de la televisión, un gobierno prepotente, sin capacidad de dialogo, con personal reciclado de gobiernos anteriores y sin la voluntad política de cambiar las condiciones de vida de los más necesitados, Morales siempre estará en los libros de historia de este país pero seguramente será de esos personajes que nuestro hijos recuerden solo para los exámenes.


Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of